Poemas y pensamientos
de Isabel Camiña
Cargando...

Desde el corazón de un payaso


sábado, 21 de septiembre de 2013

Hoy, al coger el bus, una señora le decía a su hijo: "Deja de hacer el payaso". Es curioso que payaso sea, en nuestra sociedad, algo parecido a un insulto.

Yo soy payaso de profesión, y no conozco trabajo más satisfactorio que el de hacer reír a los niños. Yo soy payaso y me gusta que me llamen así, porque tengo en compensación el premio de unos ojos felices, de una sonrisa sana y de un beso sincero que viene del alma de los que aún no saben ser hipócritas.

Sí, señores, a partir de hoy recordad que ser payaso no es nada descalificativo, y cuando insultéis buscad algo más parecido a lo ridículo, ya que conozco otros trabajos menos importantes que el de hacer felices a los demás.

Besos desde el corazón de un payaso.


2 comentarios :

La Luz dijo...

Absolutamente cierto tener ese premio de ojos felices, sonrisa sana y beso sincero de los que aún no saben ser hipócritas, es realmente algo grandioso.

Isabel María Camiña León dijo...

Es algo extraordinario. Gracias por tu comentario.

Publicar un comentario

Ir Arriba